Home » » Los Filis buscan mejoría, pero pensando a largo plazo

Los Filis buscan mejoría, pero pensando a largo plazo

Publicado por Marcos Santos el 1 abr. 2017



FILADELFIA. Los Filis de Filadelfia promediaron 92 derrotas en los últimos cuatro años, un periodo en cuyo comienzo vacilaron en hacer cambios radicales.

Fue difícil embarcarse de lleno, por ser un equipo acostumbrado a estar en los primeros planos, uno que reinó como campeón de la división Este de la Liga Nacional durante cinco años seguidos entre 2007 y 11.

De lo poco que se puede rescatar de los tiempos recientes sobresale la decisión de seleccionar al Odúbel Herrera en el draft de invierno hace dos años. El venezolano aprendió a jugar el jardín central, se quedó en el roster principal y ha sido el mejor jugador ofensivo de la franquicia en ese periodo.

Tras verlo acumular un promedio al bate de .291, más un OPS de .773 y 91 bases robadas, la directiva se apresuró en darle un nuevo contrato de 30,5 millones por cinco años, señal inequívoca de forma parte del futuro de la organización. Al fin de cuentas, es el único Fili con un pacto que lo ata más allá de 2018.

Herrera forma parte de una columna vertebral venezolana en Filadelfia, junto al segunda base César Hernández y el campocorto Freddy Galvis.

Gracias a una sólida segunda mitad en 2016, Hernández se estableció como el primer bate, liderando al equipo en promedio (.294), embasado (.371), triples (11) y boletos (66). Galvis aportó 20 jonrones y 67 impulsadas, además de quedar entre los finalistas para el Guante de Oro.

Pero Herrera es el que claramente entusiasma al manager Pete Mackanin, quien recién expresó que el venezolano de 25 años puede aspirar a un título de bateo si añade algo más de consistencia en su juego.

¿Qué opina Herrera? “Claro sí, yo siempre he creído en mí”.



Ahora o nunca para los Nacionales

Desde 2012, los Nacionales de Washington han alternado temporadas de 95 o más victorias con otras de 86 o menos. Este es el año en el que el péndulo toca bajar.

El tiempo empieza a agotarse en la capital, con Bryce Harper rumbo a la agencia libre en 2018 y un contrato que podría batir récords.

Pese a acumular 468 victorias y tres títulos de división en el último lustro, los Nacionales han sido incapaces de ganar aunque sea una serie de postemporada.

Raya en lo absurdo que la franquicia siga esperando por descorchar botellas de champán en octubre, pese a que en 2009 y 2010 pudo seleccionar primero en los drafts.

Salud y más salud, lo único que piden los Dodgers



Suena a disco rayado, pero es una verdad como un puño. Si las lesiones te dan tregua, puedes ir lejos, muy lejos.

En el caso de los Dodgers de Los Ángeles, el objetivo es que ese recorrido les permita ganar su primera Serie Mundial desde 1988.

Los Dodgers vienen de ganar el título de la división Oeste de la Liga Nacional por cuarto año seguido y alcanzaron la serie de campeonato del circuito.

Semejante campaña resulta meritoria al considerar que perdieron a su as Clayton Kershaw durante 10 semanas en la segunda mitad de la campaña por una lesión. Fijaron también un récord de 28 jugadores que acabaron en la lista de incapacitados. Y ganaron 91 juegos.

Es por algo que Los Ángeles aparece primero en el modelo de proyecciones de victorias de Fangraphs.

Si hay un equipo que dispone del talento y los recursos para destronar a los campeones Cachorros de Chicago, esos son los Dodgers. Cuando tienes la nómina más cara del béisbol, en los 250 millones de dólares, pues te puedes armar hasta los dientes.

El grado de profundidad de los Dodgers realmente es pasmoso.

Tanto así que el manager Dave Roberts tuvo el lujo en la pretemporada de encontrarse con un menú de 10 pitchers, todos con credenciales de sobra para abrir con cualquier otro club. Y el objetivo era armar una rotación de cinco.

El roster estaba tan congestionado que no pudieron anunciar de inmediato el fichaje del jardinero venezolano Franklin Gutiérrez y el retorno Chase Utley, ambos jugadores complementarios. También añadieron al segunda base Logan Forsythe mediante un canje con Tampa Bay en el que se desprendieron del prometedor pitcher José De León

“Muchísima competencia y seguro que no todo el mundo quedará contento”, destacó Kershaw. “Pero esto a la larga nos servirá de ayuda”.

Ciertamente que el zurdo Kershaw —con sus tres Cy Youngs— no tiene que preocuparse en lo absoluto de su puesto.

El presidente de operaciones de béisbol, Andrew Friedman, no permitió un resquebrajamiento del núcleo del equipo en el receso de invierno, cuando retuvo al cerrador Kenley Jansen y al tercera base Justin Turner, que se declararon agentes libres. Hizo otro tanto con el zurdo Rich Hill, el número dos de la rotación.

Tras un primer año cargado de adversidades, Roberts se siente más seguro de cara a 2017.

“Tenemos más profundidad”, apuntó Roberts. “Y eso es bueno. La confianza que se transpira es auténtica”.

Fuente: Diariolibre.com
Share this article :

Publicar un comentario

 
¿Quiénes somos? | Contacto
Copyright © 2008-2017. Calle56.com - Derechos Reservados
Desarrollado por Josué Canals