Home » » Mercaderes de la Fe

Mercaderes de la Fe

Publicado por Marcos Santos el 9/10/17

Por Marcos Santos.- En los últimos tiempos hemos sido testigo de un auge y una gran proliferación de Congregaciones Cristianas, las cuales muchas de ella gozan de gran arraigo y prestigio en la sociedad por la calidad y cantidad de sus obras de bien y obviamente por la calidad de personas que la componen.

Muchas de esas Congregaciones, realizan una loable labor social, asistiendo a personas que necesitan no solo una mano solidaria, si no, cualquier tipo de orientación basada en el Evangelio para la solución de determinadas dificultades.

Y eso es aplaudible.

Eso es bien ponderado por todos.

Ahora bien, muchos hemos visto como algunos líderes de esas Iglesias, han dado un cambio visible y significativo en sus respectivos estilos de vida.

La verdad ante todo.

Algunos Pastores Evangélicos no parecen tal, más bien parecen portentosos y acaudalados empresarios.

Y hacemos la siguiente aclaración.

Si un Pastor que tiene una economía humilde obtiene un pulpito y a los pocos años de ser Pastor, su economía no es la justa y equilibrada de un Pastor de Cristo justo y equilibrado, es decir que ahora tiene una casa en un lugar exclusivo, su carro dejo de ser el de antes y obtuvo un último modelo de las mejores y más caras de las líneas de autos, viste de las marcas más exclusivas, viaja por diferentes países del mundo, visita los restaurantes más caros, entonces no es Pastor de Cristo, si no, mercader de la Fe.

El tema es delicado porque hay muchas personas que asisten a esas congregaciones y quizás no logren darse cuenta de lo que realmente sucede y algunos lo hacen por las circunstancias y condiciones en el momento en que se congregaron.

Me explico.

Una persona la cual sufre momentos difíciles en equis etapa de su vida, es decir, está pasando por un mal momento, acude a una Iglesia con la finalidad de buscar la ayuda de Dios para resolver sus problemas. En esas circunstancias el Pastor de esa Iglesia juega un papel importantísimo en el momento en que esa persona se siente abatida, angustiada por sus múltiples problemas, y al cabo de un determinado tiempo, la persona en cuestión va saliendo poco a poco de su difícil situación y la misma le queda eternamente agradecida de Dios y naturalmente de ese Pastor que supo decirle palabras de aliento en el preciso momento en que esta la necesitaba.

Quizás ese sea un elemento de muchos, que no permiten ver a esas personas como algunos Pastores viven rodeado de lujos y comodidades sin tener empresas ni profesiones, y solo dedicados en cuerpo y alma a su congregación.

En las buenas y en las malas todos y todas debemos de acudir a Dios, pero muchos solo acudimos a nuestro Señor, cuando estamos al borde del precipicio.

Recuerden lo dicho por el Apóstol Pedro Nosotros tenemos que obedecer a Dios antes que a los hombres.

Fuente: El autor es director de CALLE 56.COM y conductor del programa Con Marcos Santos de lunes a viernes de 9 a 10 de la noche por el canal 8 de Telenord
Share this article :

Publicar un comentario

 
¿Quiénes somos? | Contacto
Copyright © 2008-2017. Calle56.com - Derechos Reservados
Desarrollado por Josué Canals