Tormenta provoca un caos en países europeos

La Haya.- Una potente tormenta azotó Europa ayer jueves con vientos y nieve, matando a por lo menos siete personas en tres países, volcando camiones y obligando a cancelar vuelos y trenes.

Debido a árboles caídos murieron dos hombres, ambos de 62 años de edad, en Holanda, una mujer al sur de Bruselas, un hombre de 59 años en un campamento en el poblado alemán de Emmerich, cerca de la frontera con Holanda, y un bombero en la aldea alemana de Bad Salzungen.

En Lippstadt, en el oeste de Alemania, el conductor de un automóvil murió cuando perdió el control del vehículo y se metió al canal en dirección contraria, informó la policía. En el estado oriental de Brandeburgo, una ráfaga provocó el vuelco de un camión y la muerte de su conductor en la carretera.

La portavoz policial Jose Albers, en declaraciones a la emisora NOS, dijo que también se investiga si la tormenta fue la responsable de la muerte de un hombre de 66 años que cayó por un techo de vidrio en el poblado holandés de Vuren.

Las redes sociales en Holanda exhibían imágenes de gente cayéndose de sus bicicletas por el viento, contenedores de cargo zafándose de los barcos y daños a edificios, incluyendo la pérdida del techo de un conjunto residencial en Rotterdam.

Los pasajeros del aeropuerto Schiphol de Ámsterdam quedaron varados cuando todos los vuelos fueron suspendidos a eso de las 11 de la mañana aunque se reanudaron al mediodía.

La aerolínea holandesa KLM ya había cancelado más de 200 vuelos antes de la tormenta. El tránsito rodado en las carreteras holandesas se sumió en el caos mientras el viento derribaba tráileres y árboles, entorpeciendo los esfuerzos para limpiar el desastre.

En Ámsterdam, las autoridades suspendieron el servicio de tranvías y cerraron el zoológico.

El servicio meteorológico nacional registró rachas de viento de 140 kilómetros por hora (87 millas por hora) en el puerto sureño de Hook. Las autoridades de Holanda, un país de baja altitud con algunas zonas bajo el nivel del mar, cerraron las compuertas a 75 kilómetros (47 millas) al este de Ámsterdam ante las crecidas.

Antes de suspender su servicio, el sistema ferroviario holandés reportó varios percances, incluyendo un choque entre un tren y un trampolín. En Ámsterdam, un hombre apenas se salvó cuando un árbol le cayó encima a su motoneta. El hombre resultó ileso. En la vecina Bélgica también se sentían los efectos de la tormenta, que provocaron el cierre del puerto de Gante por los fuertes vientos.

Fuente: AP
Share on Google Plus
    Comentar
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario