Hermana de niñera que mató a dos niños dice estaba “poseída por el diablo”

Nueva York.- La señora Milady García, hermana de la dominicana Yoselyn Ortega, testificó ayer lunes en el juicio a la niñera y afirmó que la acusada estaba “poseída por el diablo”, lo que reconocía en la voz cuando le hablaba y responsabilizó a los padres de los dos niños de no haber hecho nada para impedir que la acusada llegara al extremo de cometer los dos crímenes.

Ortega es acusada de matar a los niños Lucía y Leo Krim, de 6 y 2 años de edad, en octubre de 2012, con un cuchillo de cocina con el cual intentó suicidarse.

García dijo que Kevin y Marina Krim, padres de los menores, debieron haber notado algo en su hermana y darle un tiempo libre para evitar que matara a sus hijos.

"Por la forma en que le hablé, conozco su voz, fue como si estuviera hablando con un demonio. Ella se había convertido en algo malvado", dijo la hermana.

El fiscal adjunto Stuart Silberg cuestionó a García y le preguntó por qué no llamó a sus familiares en Nueva York desde su casa en la República Dominicana por un sentimiento o urgencia.

También le preguntó por qué no se acercó a la familia Krim para advertirla.

García testificó que Ortega colgó el teléfono sin decir mucho, pero en llamadas anteriores se había quejado de escuchar voces que incluían un "hombre negro" que quería "separar a las dos familias". No dijo lo que pensó que significaba, pero creía que Ortega necesitaba ayuda.

Ella defendió su falta de acción a fin de obtener ayuda para Ortega, después de escuchar la supuesta personalidad satánica, incluso mientras reconocía a dos familiares y un amigo de la familia cercana que se suicidaron.

García dijo que estaba esperando que Ortega le devolviera la llamada, pero que nunca intentó llamarla ella o comunicarse con otras personas en Nueva York.

"No la estaba viendo. La estaba escuchando por teléfono", dijo. "No pensé que fuera tan grave".

"¿Por qué esos padres no se dieron cuenta y la sacaron ellos mismos? Lo estaban viendo", dijo García, desafiante, cuando un fiscal de Manhattan le preguntó por qué no hizo nada después de una molesta conversación telefónica con su hermana el 25 de octubre de 2012, día de los horribles asesinatos en el apartamento de la familia Krim en un edificio de la calle 75 en Manhattan.

"Entonces, ¿los Krim debieron haberla visto desenredarse y darle vacaciones, es eso lo que dices?", preguntó el fiscal Silberg, incrédulo, a García.

Ortega, de 55 años, había estado trabajando a tiempo parcial para los Krim, junto a la madre, cuando presuntamente asesinó a los niños, a quienes comparaba con sus propios hijos.

"Ella los adoraba. Ella decía que tenía cuatro hijos", recordó García, refiriéndose a los tres niños Krim y el propio hijo de Ortega. Una de las niñas logró salvarse porque no estaba en la casa el día de los crímenes.

Ortega mencionó por primera vez haber visto a "un hombre negro" que no la habría dejado salir de la casa años antes, en 2008, declaró García.

Tuvo esas supuestas alucinaciones le ocurrieron a la acusada después del suicidio de un amigo de la familia.

La amiga de la niñera, Raquel Pérez, también subió al estrado ayer lunes y dijo que Ortega sufrió ataques de llanto y apuñalaba la comida en los platos en los meses previos al asesinato.

Una vez, después que Ortega cayó histérica en el sofá, Pérez dijo que le había hecho un plato de comida.

La niñera, unas semanas antes de apuñalar repetidamente a Lucía y Leo, tomó su tenedor y su cuchillo y repetidamente pinchaba las comidas en posición vertical, dijo Pérez, que la conoció en la República Dominicana.

Fuente: Miguel Cruz Tejada
Share on Google Plus
    Comentar
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario