Celulares para superar la pobreza: la apuesta del Banco Mundial

Cobrar el sueldo, pagar cuentas, enviar dinero: los celulares pueden potenciar la inclusión financiera, crucial para mejorar la vida de la gente y combatir la pobreza, afirmó el jueves el Banco Mundial.

La tecnología digital permite hacer operaciones que actualmente se realizan en efectivo, y así incorporar a más personas al sistema financiero, concluyó un informe del organismo, cofinanciado por la Fundación Bill y Melinda Gates y apoyado por la reina Máxima de Holanda.

El último Global Findex, que desde 2011 compila entrevistas a 150.000 adultos en 144 países, por primera vez recabó información sobre el acceso a teléfonos móviles, revelando “un aumento significativo” de su uso para realizar operaciones financieras.

La proporción de titulares de cuentas bancarias que entre 2014 y 2017 enviaban o recibían pagos a través de medios digitales subió de 67% a 76% en todo el mundo, y de 57% a 70% en los países en desarrollo, indicó.

El reporte mostró además que dos tercios de los 1.700 millones de adultos no bancarizados poseen un celular y 480 millones tienen acceso a internet.

“Los nuevos datos sobre la propiedad de teléfonos celulares y el acceso a internet muestran que existen oportunidades sin precedente de usar la tecnología para lograr la inclusión financiera universal”, dijo el presidente del BM, Jim Yong Kim.

A través de cuentas móviles se puede generar ahorro, conseguir préstamos y planificar gastos, explicó.

“Los servicios de dinero móvil —que permiten guardar y transferir fondos a través de un teléfono celular— pueden contribuir a mejorar el potencial de generación de ingresos de las personas y, así, a reducir la pobreza”, indicó el informe.

El impulso de Máxima

La reina Máxima, asesora especial de la ONU para la inclusión financiera, celebró las “fuertes oportunidades para el progreso”, e instó a los gobiernos y a las empresas a sumarse a los esfuerzos de inclusión digitalizando el pago de sueldos.

Según el BM, los Estados podrían reducir el número de adultos no bancarizados hasta en 100 millones a nivel global, de los cuales 95 millones están en economías en desarrollo.

En el sector privado hay más aún para hacer: unos 230 millones de adultos sin cuentas bancarias cobran su salario en efectivo, 78% de los cuales tienen celular. En el ámbito rural, aproximadamente 235 millones de adultos no bancarizados reciben pagos en efectivo.

La reina también llamó a reducir la inequidad de género. “Globalmente, el 65% de las mujeres tienen una cuenta, comparado con el 72% de los hombres (una brecha de siete puntos porcentuales que permanece invariable desde 2011)”, dijo.

La economista del BM Leora Klapper enfatizó que la bancarización puede beneficiar en especial a las mujeres, que tienen más probabilidades de ahorrar e invertir en salud y educación que los hombres.

“Creo apasionadamente que los servicios financieros formales son clave para erradicar la pobreza global y especialmente para mejorar el empoderamiento económico de las mujeres”, dijo en entrevista con AFP.

Fuente: AFP
Share on Google Plus
    Comentar
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario