Trump: “Pagarán alto precio”

Beirut.- Un gas venenoso fue utilizado supuestamente para atacar el último bastión de la oposición siria en los suburbios orientales de Damasco, lo que causó la muerte de al menos 40 civiles, incluidas familias que fueron encontradas en casas y albergues, dijeron activistas de la oposición y socorristas locales el domingo.

El ataque contra la ciudad sitiada de Douma ocurrió exactamente un año después de un ataque químico en la localidad de Khan Sheikhoun, en el norte de Siria, dejó decenas de civiles muertos. Debido a ese ataque, Estados Unidos disparó decenas de misiles crucero Tomahawk contra una base aérea siria.

El presidente Donald Trump responsabilizó a las fuerzas gubernamentales sirias de lo que llamó un “irracional ataque QUÍMICO” y advirtió que “pagarán un alto precio”. No abundó en detalles.

En una serie de tuits, Trump culpó de lo sucedido a Rusia e Irán, los principales aliados del presidente sirio Bashar Assad.     

El gobierno sirio rechaza las acusaciones, a las que describió como “fabricaciones”.

Paramédicos y una organización de ayuda dijeron que encontraron cadáveres tirados en los pisos, y algunos con espuma en la boca.

La Defensa Civil Siria, de oposición, dijo que aparentemente las víctimas murieron por asfixia.     

No identificaron la substancia usada, pero la organización de socorro Defensa Civil Siria, también conocida como Cascos Blancos, y la Sociedad Médica Sirio Estadounidense dijeron que sobrevivientes tratados en clínicas despedían un fuerte olor a cloro.   

Niega acusaciones
Los reportes, que comenzaron a circular el sábado por la noche, no fueron verificados independientemente y el gobierno negó las acusaciones de que usó un arma química en su ataque al pueblo.

Fuente: AP
Share on Google Plus
    Comentar
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario