Corrupción y crimen, retos en México

Ciudad de México.- Quien llegue a la presidencia de México tendrá que solucionar problemas tan grandes y diversos como la propia nación.

“Hay asuntos de la agenda que van a tramitarse desde el mismo 2 de julio y solo de manera formal desde diciembre”, dijo el politólogo e investigador Nicolás Loza Otero, al recordar que aunque se espera que para fin de año sea la ceremonia de toma de posesión, ya desde el mismo momento de conocerse al ganador éste debería comenzar a trabajar en las cuestiones claves.

“Creo que los temas que de entrada va a abordar el nuevo presidente son precisamente los que salieron en las campañas, esencialmente el tema de corrupción”, agregó Loza Otero, también profesor de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. Según los sondeos previos a la elección del 1 de julio, Andrés Manuel López Obrador, conocido como AMLO y quien encabeza la coalición “Juntos Haremos Historia”, está hasta 20 puntos porcentuales por encima de su contrincante Ricardo Anaya, de la alianza “Por México al Frente”. En tercer lugar se ubica el oficialista José Antonio Meade y con un porcentaje mínimo el independiente Jaime Rodríguez, apodado “El Bronco”.

Corrupción

Aunque los casos de corrupción recorrieron la historia mexicana y han formado parte de la cotidianidad -el policía que pide un soborno, el funcionario al cual se le asigna algo por fuera, los cargos públicos entregados a los amigos y familiares o los votos comprados-, en los últimos tiempos se conocieron una serie de desvíos de recursos y apropiaciones al más alto nivel.

Más de media docena de gobernadores cercanos al presidente Enrique Peña Nieto cayeron presos o huyeron luego de que se detectaran sofisticadas formas de corrupción, como la creación de empresas fantasma. La propia esposa del presidente, Angélica Rivera, compró una casa por siete millones de dólares a un contratista gubernamental en un movimiento visto por algunos como irregular, aunque las autoridades rechazaron cualquier ilegalidad.

Violencia

En el marco de la guerra contra las drogas que lleva ya una década, la violencia de los cárteles, las luchas por el control territorial y la delincuencia desbocada, este año se podrían superar los 30,000 asesinatos. Además, la cifra oficial de desaparecidos no deja de subir y actualmente supera los 35.000, entre los que se encuentran casos emblemáticos, como el de los 43 estudiantes desaparecidos en 2014, que todavía siguen en la impunidad. A ello se suman los secuestros a particulares, los robos y las extorsiones perpetradas por delincuentes que trabajan solos o en bandas organizadas.

Relación con EE.UU.

Estados Unidos es el primer socio comercial de México y el primer receptor de sus migrantes. Con una frontera común de 3,000 kilómetros, comparten una serie de problemas.

La política del presidente Donald Trump para detener la migración ilegal impactó en la comunidad mexicana, al tiempo que la violencia y la pobreza expulsan personas desde Centroamérica que atraviesan territorio mexicano para llegar a Estados Unidos.

Fuente: Agencias
Share on Google Plus
    Comentar
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario