El círculo vicioso de los feminicidios

Santo Domingo.- Sonidos de disparos, ruidos de golpes en las paredes y gritos de auxilio que se filtran con horror por las ventanas de una vivienda que en minutos estará rodeada de ambulancias, cintas amarillas y forenses que estudiarán aquel cuerpo de mujer tendido en el suelo repleto de sangre esparcida en cada rincón del hogar.

La escena se repite una y otra vez.

Solo este año, al menos 50 feminicidios han sido registrados por la Procuraduría General de la República y la prensa nacional.

El más reciente ocurrió anoche cuando Yonathan Francisco mató a tiros a su expareja Yira Martínez, de 29 años, en un hecho ocurrido en Montellano, provincia Puerto Plata.

Tras el crimen, el homicida se disparó en la cabeza.

También está el caso de Estefanía Contreras (Karina), quien fue encontrada el lunes con una soga atada al cuello en su residencia ubicada en el barrio Loma del Cochero de San Pedro de Macorís.

En principio tildaban la muerte de Karina como suicidio; no obstante, las autoridades policiales apresaron a Reynaldo Aníbal Vicioso Mateo, de 31 años, a quien acusan de golpearla y ahorcarla para aparentar un suicidio.

Ese mismo 2 de julio, Víctor Alfonso Sánchez asesinó a golpes a Crismeirys Orquídea Muñoz Abad y posteriormente se envenenó, en un hecho ocurrido en Bonao.

Mercy Muñoz, hermana de la víctima, dijo que la noche anterior Crismeirys y su pareja habían discutido porque ella le reclamaba que él no quería trabajar, por lo que ella tendría que buscar trabajo para mantener a sus dos hijos.

La mujer fue encontrada con signos de violencia por su madre, quien se presentó a la habitación tras la bebé de cinco meses de la víctima llorar por un prolongado tiempo.

Otro de los casos que ha conmovido a la sociedad dominicana lo fue el del regidor Ezequiel Trinidad, quien mató a Yocasta Cuevas y luego se suicidó. El consejal cometió el crimen el 27 de junio de este año, en el municipio fronterizo La Descubierta.

Las consecuencias
Al menos 102 menores han quedado en la orfandad en la región del Cibao, a causa de homicidios  contra  mujeres, cuyos autores, en su mayoría, fueron parejas y exparejas, según estadísticas de feministas y autoridades.

Según informes de la Policía, las víctimas tienen edades entre los 16 a 43 años y muchas de ellas procrearon con sus parejas y exparejas, entre uno a cuatro hijos, la mayoría menores de 18 años.

Fuente: Dalton Herrera
Share on Google Plus
    Comentar
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario