Los políticos de hoy

Por Marcos Santos.- Salvo honrosas excepciones, la clase política dominicana, y especialmente los que han hecho toda o parte de su carrera en San Francisco de Macorís y la Provincia Duarte, su accionar deja mucho que desear.

Aquí hace rato que no se produce una discusión sobre el desarrollo integral de esta ciudad y de la Región Nordeste.

Y si se ha producido, ha sido y ha quedado en publicación de notas de prensa en los medios de comunicación.

El dirigente político de hoy, no conceptualiza, no eleva un discurso que genere credibilidad y por ende esperanzas en la población.

Aquí el político se le conoce por lo que da en el plano material y por lo que deja de dar en el mismo ámbito.

Y lamentablemente está surgiendo una nueva clase política con el mismo accionar de los más veteranos.

Y ni hablar de la dirigencia media y de base en los partidos tradicionales.

Estos de forma descarada, con sus honrosas excepciones, solo se preocupan por recibir prebendas y migajas por parte de los líderes partidarios y de los funcionarios públicos.

La inmensa mayoría de la dirigencia media y de base, no lee, no analiza, no discute, no es capaz de sostener un análisis de la situación en que vivimos.

Solo se dedica a crear falsos líderes, que solo tienen vigencia y generan adhesiones cuando manejan dinero del erario público.

La sociedad debe crear conciencia de esta penosa situación.

Debemos exigir con los instrumentos que nos permitan las leyes, gestiones eficientes al frente de la cosa pública.

Transparencia, racionalidad del gasto, honestidad, equidad, debe ser la norma en el ejercicio del Poder Político.

Debemos empoderarnos en alcanzar esos objetivos, y para eso seguiremos siendo guardianes del buen uso que se le debe dar al dinero del pueblo.

Fuente: El autor es director de CALLE56.COM y conductor del programa ¨Con Marcos Santos¨que se difunde de lunes a viernes de 9 a 10 de la noche por el canal 8 de Telenord

Share on Google Plus
    Comentar
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario