China niega querer destronar a EEUU como primera potencia mundial

Nueva York.- El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, desestimó temores de que su país busque destronar a Estados Unidos como primera potencia mundial, en medio de un creciente deterioro de las relaciones entre Pekín y el presidente estadounidense Donald Trump.

En declaraciones a un influyente grupo de expertos en Nueva York, adonde asiste a la Asamblea General de la ONU, Wang adoptó un tono conciliatorio, comprometiéndose a trabajar con Estados Unidos para resolver las disputas y negó que China robe tecnología.

Refiriéndose al trabajo reciente de investigadores estadounidenses que afirman que China está intensificando sus esfuerzos para alcanzar una posición hegemónica en el mundo, Wang dijo: "Quiero decirles muy claramente que este es un error de cálculo estratégico grave"

"Es una presunción equivocada que será extremadamente perjudicial para los intereses estadounidenses y el futuro de Estados Unidos", advirtió el ministro chino en el Consejo de Relaciones Exteriores, un centro de análisis con sede en Nueva York.

En los últimos años, China ha incrementado significativamente su dominio en el mundo, especialmente en América Latina y en África.

En la ONU, China también está ganando terreno, involucrando a más personal militar en operaciones de paz y aumentando regularmente sus contribuciones financieras a la Organización.

Wang deploró que esa sospecha de ambición hegemónica de China se haya amplificado y extendido, advirtiendo que podría "incluso llevar a nuevas sospechas y hacer que sea más difícil abordar cuestiones específicas".

Las relaciones entre Trump y el presidente chino Xi Jinping se deterioraron rápidamente tras un buen vínculo inicial.

Con su característica franqueza, Trump dijo el miércoles que ya no puede considerar a Xi como un amigo, tras acusar a Pekín de interferir en la política estadounidense y de buscar su derrota en las elecciones de mitad de mandato de noviembre debido a su postura dura sobre el comercio.

Washington promulgó esta semana nuevos aranceles a productos chinos, que abarcan importaciones por 200.000 millones de dólares.

Wang negó rotundamente el viernes que China esté robando tecnología de compañías estadounidenses, una afirmación que desencadenó las medidas comerciales contra el gigante asiático.

"Esto simplemente no es verdad, esperamos que paren esas acusaciones falsas", dijo.

El gobierno estadounidense dice que China se aprovecha de la tecnología de manera más indirecta, al exigir a las compañías extranjeras que se alíen con firmas locales para ingresar al mercado más poblado del mundo.

Wang insistió en que el proceso de alianzas comerciales era "abierto y transparente".

Funcionarios estadounidenses dicen que China es el mayor mercado del mundo, y que los socios se apoderen de los conocimientos técnicos por sí mismos. Wang insistió en que el proceso de alianzas comerciales era "abierto y transparente".

Fuente: AFP
Share on Google Plus
    Comentar
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario