¿Está vivo Johnny Abbes?

¿Está vivo Johnny Abbes, el jefe del Servicio de Inteligencia Militar (SIM)  durante la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo? Es la pregunta que se debate ahora entre historiadores,  y en las redes sociales,  luego de que el escritor Tony Raful,  en la columna que publica en este diario, revelara que el sanguinario matón vive hoy, a sus 94 años, en la ciudad de Nueva York, acompañado de una dama dominicana que se oculta con una documentación peruana y cuyos datos aportará en los próximos días.

La tesis de Raful es que Abbes fue protegido por los servicios secretos de los Estados Unidos y, en especial, por la Agencia Central de Inteligencia (CIA), con cuyas instituciones pasó a trabajar como informante.

Historiadores como Juan Daniel Balcácer dicen que se trata de una tesis, pero que el hecho real es que Abbes murió en Haití, tras ser secuestrado, junto a su familia, por orden del dictador de ese país, Francois  Duvalier. Euclides Gutiérrez ha adelantado que se referirá al tema cuando Raful complete su versión.

Otra versión contraria está contenida en el libro de Orlando Inoa, quien recientemente publicó una obra que recoge las memorias de Abbes, y donde también sostiene que murió en Haití.

El mismo Raful publicó, en su columna en este diario, el 05 de mayo del 2009, que a Johnny Abbes “lo mataron por deslenguado”.

En ese entonces, planteó que era falsa la tesis de que Johnny Abbes García fuera víctima de la purga de militares haitianos ordenada por el dictador  Duvalier, al descubrirse una trama golpista dirigida por el esposo de su hija, el coronel Max Dominique.

Según planteó, Abbes García fue asesinado por mandato dominicano, no haitiano, ya que desde el vecino país estaba amenazando con asesinar al entonces presidente Joaquín Balaguer, a quien acusaba de traicionar a su jefe, Trujillo.

A Abbes lo asesinaron los temibles “Ton Ton Macoutes”, por órdenes del coronel Jean Tassy, quien pidió 70,000 dólares para hacer esa operación. Ese dinero le fue entregado parcialmente por un intermediario, un diputado haitiano muy amigo del presidente Balaguer, quien sirvió como enlace para el primer acuerdo o contrato de braceros haitianos con el Gobierno dominicano, en 1966.

Ese diputado haitiano recibió el dinero de dos altos oficiales de las Fuerzas Armadas, muy cercanos a Balaguer, sin el consentimiento del mandatario.

El coronel Jean Tassy reclamó al diputado André Simó la entrega del dinero restante después de la muerte de Abbes, pero el diputado le comunicó a Duvalier lo que había pasado y Duvalier, indignado porque no se le informó lo ocurrido, mandó a buscar al coronel Tassy quien, cuando se enteró de que el diputado estaba en el despacho de Duvalier, se asiló en la embajada de Brasil, obteniendo protección diplomática, escribió el historiador y político.

La única vez que Duvalier se refirió a Abbes García fue en una rueda de prensa, a propósito de una pregunta de un periodista norteamericano, y dijo: “Hay que preguntarle a sus amigos militares dominicanos que deben tener mejores informaciones que yo”, cerrando el capítulo de Johnny Abbes García, asesinado “por indiscreto y bocón”, concluyó.

Un nuevo capítulo
Sin embargo, la novela sobre la supuesta muerte del sicario tiene un nuevo capítulo, que Raful anuncia revelará en su próxima entrega.

Tal vez ese nuevo episodio tiene su origen en la investigación de Raful para escribir su último libro, “Rapsodia del crimen”, donde destaca la participación del dictador Rafael Trujillo Molina en el asesinato del presidente de Guatemala, Carlos Castillo Armas, la noche del 26 de julio de 1957.

De acuerdo con la investigación de Raful, el encargado dominicano de participar en la trama contra Castillo Armas fue Johnny Abbes, quien hasta ese entonces se desempeñaba como agregado militar de la embajada de la República Dominicana en México.

Ya en Guatemala, Abbes García establece contacto con sectores militares descontentos con Castillo Armas y con miembros de su círculo íntimo, entre quienes figura su amante Gloria Bolaños, trasladada luego del magnicidio a Ciudad Trujillo -Santo Domingo- y posteriormente a Miami, donde aún vive.

Raful relató, además, que mantiene contacto con Gloria Bolaños, quien lo ayudó con muchos datos que figuran en el libro y que ésta le aseguró entonces que Johnny Abbes aún estaba vivo.

“Hay todo un misterio alrededor de su figura. Mucha gente se ha acercado al libro más por Johnny Abbes que por Castillo Armas y Gloria Bolaños”, confesó el autor.

Documentación fidedigna
“Desde hace mucho tiempo he escuchado esa versión que no descansa en una documentación fidedigna en cuanto a que el señor Johnny Abbes pudiese estar vivo”, dijo el historiador Balcácer.

“En mi opinión, hasta prueba en contrario, Abbes García fue asesinado en Haití, como se ha sostenido hasta el presente”,  agregó el director de la Comisión de Efemérides Patrias y también columnista de este diario.

“Ahora bien -agregó-, el licenciado Raful, que ha hecho una investigación en el extranjero y que publicó recientemente un libro sobre el asesinato del presidente Castillo Armas, en Guatemala, ha recogido una versión de una persona que estuvo relacionada con Johnny Abbes y sostiene que él aun vive”, apuntó.

Consideró que se debe demostrar que está vivo, porque hasta ahora “todo es conjetural”.

LAS MEMORIAS ESCRITAS POR BALAGUER
En las memorias de quien Balaguer (coincidencialmente en Memorias de un Cortesano en la Era de Trujillo) definió como el resumen del grado de maldad y terror del último tramo de la Era hay una introducción hecha por Orlando Inoa, quien la compiló y la editó casi 50 años después de su escritura, donde se trata de explicar los tiempos de la vida de Abbes en Haití.

Abbes García llegó a Haití el 4 de mayo de 1966, con documentación ilegal, según explica el historiador Inoa, en su introducción a la publicación de las memorias de Abbes, y citando documentos consignados en una investigación histórica sobre la política exterior dominicana, Johnde la historiadora Mu Kien Adriana Sang.

Dice que muchos dominicanos que visitaron Puerto Príncipe, entre mayo de 1966 y mayo de 1967, fueron abordados por Abbes, quien habló “pestes” de Balaguer y mencionó sus “memorias” como una denuncia de las atrocidades de Balaguer, memorias que habían sido concluidas en 1963.

En sus memorias, el protagonista John William Abbes García (su verdadero nombre), nació en la ciudad de Santo Domingo, entonces Ciudad Trujillo, el 27 de marzo de 1924, en la calle que hoy se llama 19 de Marzo, Ciudad Colonial.

Su padre Georges Abbes era de origen estadounidense y su madre, Altagracia García Arlardo, matrimonio que tuvo cuatro hijos, dos hombres y dos mujeres, y él era el mayor.

Fuente: Ramón Pérez Reyes / Listin Diario
Share on Google Plus
    Comentar
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario