Joe Mauer se despide oficialmente de Mellizos con lágrimas en una conferencia

Minneapolis.- Sí, a la narrativa de la carrera de Joe Mauer le faltaba un capítulo de campeonato. Esa trama se estancó durante unos años, mientras la estrella sufría recaídas por las lesiones.

Aun así, esta historia del nativo de Minnesota con el swing suave y zurdo que jugó para los Mellizos de Minnesota todo el tiempo, fue hecha para una película.

Seis semanas después de que Mauer se pusiera simbólicamente los arreos de catcher por última vez y estuviera en cuclillas detrás del plato en la última entrada de la temporada de los Mellizos, Mauer se despidió del juego en una conferencia de prensa alegre y llena de lágrimas para concluir una carrera de 15 años a los 35 años de edad.

''He tenido la suerte de tener logros personales, y realmente creo que es un subproducto de cómo lo haces para el equipo, y esas cosas simplemente vienen con eso'', dijo Mauer. ''Pero me gustaría ser conocido como un gran compañero de equipo, una gran persona y un chico que dio todo lo que tenía''.

Incluso los créditos de cierre fueron memorables.

El lunes, durante 15 minutos Mauer hojeó cuidadosamente una pila de notas con un mensaje de agradecimiento a las personas con las que estuvo siempre de cerca, con una pila de pañuelos de papel en el podio. Los necesitó de inmediato, cuando mencionó a sus padres, Jake y Teresa, lloró y su voz se entrecortó.

''Me ayudaron a mantenerme con los pies en la tierra y nunca me dejaron olvidar mis raíces'', dijo Mauer, quien comenzó a perfeccionar sus habilidades en los bancos de arena y centros recreativos de St. Paul, a menos de 10 millas del estadio de béisbol de las Grandes Ligas en Minneapolis, en el que comenzó a jugar a los 20 años al abrir la temporada de 2004.

Es la misma ciudad donde se criaron los miembros del Salón de la Fama, Jack Morris, Paul Molitor y Dave Winfield.

La cuenta final de Mauer de 2.123 hits podría dejarlo corto en la llamada a Cooperstown, pero claramente estuvo en esa pista durante los primeros 10 años de su carrera, considerando que bateó para .323 con un porcentaje de .873 en OPS, hasta que una conmoción cerebral en 2013 lo obligó a dejar la receptoría y convertirse en primera base. Mauer es el único receptor de la Liga Americana que ganó un título de bateo, una hazaña que logró tres veces: 2006, 2008 y 2009.

El seis veces seleccionado al Juego de Estrellas terminó con un promedio de por vida de .306.

''Los detractores hablarán de que tal vez no haya suficientes números de carrera, un poco de declive al final... pero habrá muchos números que lo pondrán en la mezcla con algunos de los miembros del Salón de la Fama'', dijo Molitor. ''Así que obviamente estoy un poco parcial. Me encantaría ver que suceda''.

La última conmoción cerebral en mayo que lo mantuvo fuera por un mes, dijo Mauer, hizo que considerara seriamente retirarse por primera vez. La expiración de su contrato de ocho años y $184 millones en octubre creó una separación natural, pero el efecto a largo plazo de las lesiones en la cabeza y su dedicación a la familia pesaron mucho más que su promedio de bateo de .407, el mejor de este año en MLB, con corredores que posición de anotar.

El respeto por Mauer fue evidente con la aparición de los ex managers de los Mellizos, Molitor, Ron Gardenhire y Tom Kelly y los ex gerentes generales Terry Ryan y Bill Smith. Molitor fue despedido el mes pasado y reemplazado por Rocco Baldelli, quien también se presentó.

Lo mismo hicieron los ex compañeros de equipo de Mauer, Glen Perkins, Justin Morneau y Corey Koskie. Su entrenador en la escuela secundaria Cretin-Derham Hall, Jim O'Neill, quien le enseñó a no hacer swing al primer lanzamiento, estuvo allí. Sus abuelos maternos, que asistieron a casi una docena de sus juegos en casa con los Mellizos, un total asombroso de aproximadamente 1,200, también asistieron.

Con su esposa, Maddie, esperando al tercer hijo de la pareja, el enfoque de Mauer por ahora será ser un esposo y padre, en lugar de fildear y batear. Dijo que se mantendrá conectado con el equipo de su ciudad natal en cierta medida y que --en caso de que haya alguna duda-- criará a sus hijos en Minnesota.

Ryan se sentó en la primera fila de la sala llena en el sótano de Target Field, mientras Mauer expresó su gratitud por la decisión de reclutarlo en 2001 en la primera selección general sobre Mark Prior o Mark Teixeira.

''Hubo muchas opciones geniales por ahí, pero estoy muy agradecido de que tuvieras confianza en mí, y eso significa más para mí de lo que nunca sabrás'', dijo Mauer.

Ganar tanto dinero y perderse tantos juegos, hizo perder seguidores a Mauer, pero incluso si se hubiera mantenido saludable como Cal Ripken Jr y hubiera pegado jonrones como Harmon Killebrew, habría soportado una presión inmensa en su propio territorio.

''Sabía cómo era para mí, y eran 100 veces más para él'', dijo Perkins, otro nativo de Minnesota que pasó toda su carrera con los Mellizos.

Al final, la madurez y el equilibrio de Mauer ante sus admiradores fueron mucho más que su ojo agudo y su swing.

Morneau, quien fue el mejor amigo de Mauer en los Mellizos durante las 10 temporadas que jugaron juntos, recordó haber bateado un jonrón durante un juego de la tarde en 2006 mientras jugaba con algo de resaca tras visitar un bar de St. Paul la noche anterior. Mauer no estaba tan impresionado.

''Le dije: '¿Cómo puedes discutir eso?''', dijo Morneau, sonriendo. ''Y él dijo, '¿Cómo sabes que si no estuvieras con resaca no hubieras pegado dos jonrones?' Y dije: '¿Sabes qué? Tiene un punto'''.

Morneau ganó el premio de Jugador Más Valioso de la Liga Americana ese año. Mauer lo ganó tres temporadas después.

''Era un bateador tan especial como se podía ver'', dijo Morneau, ''y tuve el mejor asiento en la casa durante mucho tiempo''.

Fuente: ESPN
Share on Google Plus
    Comentar
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario