Legado de las hermanas Mirabal pervive en su tierra natal

Salcedo se ha caracterizado por las luchas sociales, de las que han surgido diversas iniciativas con repercusión nacional e internacional.         

El legado de las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal pervive en las comunidades Ojo de Agua y Conuco de Salcedo, provincia Hermanas Mirabal, tanto en la casa donde nacieron como en la última que habitaron las heroínas, cuyo asesinato cumple 58 años este domingo.

La casa donde nacieron las mártires, víctimas de la dictadura de Trujillo el 25 de noviembre de 1960, se mantiene intacta en Ojo de Agua, en cuyo frente fue levantada una plazoleta donde el chasis del vehículo en que fueron lanzadas al precipicio y un monumento que representa su lucha frente al régimen dictatorial recuerdan permanentemente el arrojo de estas mujeres.

Al lado está el Club Hermanas Mirabal y detrás el Ecoparque de la Paz, un parque ecológico para promover los valores de la paz.

Parte de la historia
En Conuco, el legado, obra y estilo de vida de las hermanas permanecen presentes en la vivienda donde pasaron sus últimos meses de vida, que fue convertida en la Casa Museo Hermanas Mirabal y se mantiene tal cual la dejaron “Las Mariposas” que habían ido a vivir con su madre Chea para huir de la persecución.

Primero Patria porque su casa había sido destruida por la tiranía, y luego Minerva y María Teresa, que al salir de la cárcel se fueron allí, a buscar protección.

En el museo se puede apreciar la colección de libros de Minerva, sus pinturas en óleo, los dibujos en carboncillo de Patria, la colección de zapatitos en porcelana, la larga trenza de María Teresa, así como sus ropas, accesorios y mobiliario que son conservados.

Víctor Alfonso Barranco, guía de la Casa Museo Hermanas Mirabal, dijo que la familia Mirabal se ha encargado de mantener las heroínas vivas en el que fuera su hogar.

Tras su desaparición física, su madre Chea se ocupó de conservar todas sus pertenencias.

Igual lo hizo su hermana Dedé, quien por décadas se entregó en cuerpo y alma en mantener el museo, y tras su muerte, descendientes de la familia, a través de la Fundación Hermanas Mirabal, lo conservan como un legado para las futuras generaciones.

Barranco explica que allí están las habitaciones que ocupaban, tal cual ellas las dejaron, con su ropa, la ropa de los bebés que tenían, lo que estaban cociendo en las máquinas, sus bordados, manteles, sus colecciones de tazas, sus colecciones de zapatos, la trenza de María Teresa que doña Dedé le cortó antes de enterrarla, las carteras y zapatos que llevaban ese día, un paño de Patria ensangrentado y sus identificaciones, entre otras.

La casa fue convertida en museo por la demanda del pueblo, pues a la caída del tirano, la gente la convirtió en una especie de santuario, comenzando a visitarla interesados en conocer el lugar donde habían vivido las hermanas, por lo que no se tiene una fecha exacta de la fundación del museo.

El ex vicepresidente de la república, Jaime David Fernández Mirabal, sobrino de las mártires hermanas, muestra con orgullo la casa de Ojo de Agua, donde nacieron las mariposas, y donde él vivió junto a su madre Dedé, y recuerda que, tras la desaparición física de las Mirabal, a pesar de la opresión de los años difíciles posterior a su muerte, todos los años siempre se hicieron actos para recordarlas, pero a partir del 1975 cuando se creó el Club Deportivo y Cultural Hermanas Mirabal se empezó a hacer más actos, se rescataron los restos del Jeep, se hizo un monumento y se recuperó la casa de Patria que había sido saqueada.

En tanto que al referirse a la casa museo de Conuco, expresa que este es uno de los museos más visitado del país, y que al año en promedio lo visitan entre 80 y 100 mil personas.

En el 2006 cuando se preveía que le iban a poner el nombre a la provincia de Hermanas Mirabal se hizo la ruta de los murales y hay más de 150 murales en paredes públicas para agregarle valor cultural a toda la provincia, la ruta comienza en Villa Tapia, Salcedo y Tenares.

Legado de lucha
No solo las estructuras físicas recuerdan el arrojo de estas hermanas, sino el accionar de un pueblo caracterizado por las luchas sociales, y del cual han surgido diversas iniciativas que tienen repercusión nacional, e internacionalmente, ya que el 25 de noviembre fue declarado por la Organización de las Naciones Unidas Como el Día de Internacional de la No Violencia Contra la Mujer.

“Creo que nosotros como ciudadanos, como organizaciones sociales, hemos tratado de rescatar una historia de donde surgieron las hermanas Mirabal porque ellas tuvieron sus méritos, pero en gran parte el mérito es de una sociedad local que las apoyó”, expresa Fernández Mirabal, citando como ejemplo de arrojo del pueblo, que allí se encuentran los restos de lo que fueron los saqueos de los norteamericanos en el año 16, que es parte de la historia, y que en la dictadura, cuando se descubrió el movimiento 14 de Junio, de siete mujeres que tuvieron presa, cuatro eran de la provincia Hermanas Mirabal, porque había una fuerza social de presión en el liderazgo de las mujeres.

A partir de entonces, de acuerdo a lo expresado por Fernández Mirabal, en la provincia hay muchas organizaciones sociales que se han impulsado, como el Consejo Provincial por la Cultura y las Bellas Artes, que organiza cada dos años el festival cultural, la Oficina Técnica Provincial, órgano de planificación que le da seguimiento al Plan Provincial de Desarrollo, la Oficina de Desarrollo de la Mujer, el Centro Jurídico para la Mujer, que le presta asistencia jurídica a las mujeres de la provincia que lo necesiten a través del programa Representación Legal de Víctimas, el Fondo Solidario de las Mujeres, que da asistencia económica por tres meses a una mujer si es golpeada.

También la provincia posee el Centro de Atención a la Diversidad que se ocupa de la educación inclusiva de personas con necesidades especiales y el Consejo de Reforma Carcelaria.

“A raíz de que se inició en el 1990 el Plan Provincial de Desarrollo se dieron cuenta de cuán importante era el rol de las mujeres en esta provincia, el matriarcado, el liderazgo de las mujeres y se quiso potencializar, es la primera vez que, de los tres municipios, los 2 más importantes están gobernados por mujeres, con dos alcaldesas”, expuso el ex vicepresidente del país.

Sostiene que eso de alguna manera se va reflejando en la sociedad, pues la mayoría de las microempresas están representadas por mujeres, muchas las organizaciones que hay, están dirigidas por mujeres, y eso de alguna manera es parte de un trabajo de coordinación intersectorial.

“En el estudio de empoderamiento local que hizo Miguel Ceara Hatton hace unos años, somos de las provincias de mayor empoderamiento en educación, salud, organización social, es decir que si económicamente no estamos entre los mejores, somos de las que tienen un índice humano más alto, lo que indica que la distribución de la riqueza es más equitativa”, sostuvo Jaime David.

Fuente: Wendy Almonte / El Caribe
Share on Google Plus
    Comentar
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario