Super Bowl: experiencia de Patriots ante el descaro de LA

Atlanta.- Pregunta. ¿Han estado aquí antes? Si eres de los Patriots de Nueva Inglaterra, la respuesta es de memoria: “todo el tiempo”.Si eres de los Rams de Los Ángeles, la respuesta es simple: “nunca”.

Así que si la experiencia es un factor en el Super Bowl, la ventaja es abrumadora a favor de los Patriots — favoritos por 2½ puntos — con marca de 5-3 en el partido por el campeonato de la NFL con Tom Brady de quarterback y Bill Belichick con su sudadera encapuchada al costado de la cancha.

En cambio, los Rams, cuyos dos previas participaciones en el Super Bowl fueron cuando representaron a San Luis en 2000 y 2002, tienen en sus filas a solo cuatro jugadores que han actuado en esta instancia. Nueva Inglaterra cuenta con cuatro en su línea defensiva.
“Eso les de la ventaja”, dijo el tackle de los Rams Andrew Whitworth, quien cumple su 13ra temporada en la NFL, pero la primera que llegará a su fin en febrero. “Probablemente saben organizarse para toda la semana”.

Todo deportista puede confiarle la ventaja de tener esa experiencia. Es más pronunciado en el entramado del Super Bowl, que para bien o para mal, trasciende al fútbol americano.

Brady y la mayoría de sus compañeros, en su tercera participación seguida, responden con absoluta serenidad frente a toda la atención, los numerosos requerimientos de la prensa y los cambios a su rutina durante la semana del Super Bowl — aunque quedaron algo aturdidos por el ambiente circense que rodeó la noche inaugural el lunes. Aparte de Aqib Talib, C.J. Anderson, Brandin Cooks y Sam Shields, los jugadores de Los Ángeles se encuentran en territorio desconocido.

Sin embargo, el entrenador de los Rams Sean McVay descarta esa teoría. Al mencionar al quarterback Jared Goff como ejemplo, McVay podría referirse a todo su plantel, que ha tenido un vuelco sensacional en sus dos temporadas al frente.

“Es un quarterback que no se inmuta por nada”, dijo McVay. “Creo que su manera para salir victorioso y lidiar con la adversidad demuestra ese temple y confianza que uno quiere de su quarterback”.

Nunca se ha tenido una brecha de experiencia tan desigual entre los mariscales de campo.

Con 41 años de edad, Brady es el quarterback más viejo que sale de titular en un Super Bowl. Goff tiene 24 años y uno de los más precoces.

También la diferencia es marcada entre los estrategas. Belichick, con 66 años, podría convertirse en el coach más longevo que gana un Super Bowl. Ha dirigido 41 partidos de postemporada, con 30 victorias, la mayor cantidad para un entrenador en jefe en la historia de la NFL. Es el único entrenador en jefe con cinco anillos de Super Bowl.

McVay, de 33 años, se bautiza en este escenario, siendo el estratega más joven en dirigir en un Super Bowl.

El presidente de los Rams Kevin Demoff no desmerita la amplia brecha, pero no se aburre al elogiar a McVay, señalándole como el próximo coach dominante de la liga.

Este domingo será la prueba de verdad para McVay, Goff y el resto de los Rams.

Fuente: AP
Share on Google Plus
    Comentar
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario