El gran reto de los comerciantes de Santiago es la formalización

El comercio de Santiago ha tenido sus avances, pero aunque en términos generales ha crecido, tiene varios retos que no se pueden cumplir sin el apoyo del Estado y sin la modificación de algunos regímenes legales y municipales.

Uno de esos desafíos que representa el “rostro oscuro” de los comerciantes e industriales de la provincia es la informalidad, que aunque es un problema que se ha tratado en varias ocasiones, sigue estando latente a causa de un sistema impositivo que no ha sido “amigable” con los pequeños y medianos empresarios y que tampoco los ha incentivado para que se formalicen.

Este sigue siendo uno de los grandes retos que en el Encuentro Económico del Listín dejó entrever el presidente de la Asociación de Comerciantes e Industriales de Santiago (ACIS), Sandy Filpo, quien contó una anécdota que puede explicar la raíz de esta dificultad.

Filpo cuenta que en una ocasión se reunieron los pequeños y medianos empresarios de Santiago con las autoridades de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) como una manera de iniciar el diálogo para la formalización, pero los comerciantes al ver que iban a tener que gastar en impuestos y no iban a recibir nada más que ciertos financiamientos, se decían los unos a los otros: “Vamos a pagar, pero no ganamos nada”.

Filpo expresa que si no se crean incentivos, no habrá forma de que una empresa se formalice, por lo que a su juicio el Gobierno debe aportar mejores condiciones como comprar a las Mipymes e impulsar un sistema de régimen simplificado. Pese a que saluda el nuevo Régimen Simplificado de Tributación (RST), cree que este debe ser aumentado de ocho a 20 millones de pesos para los ingresos anuales de las empresas y de RD$40 millones a RD$60 millones en el caso de las compras anuales.

“Saludamos la iniciativa, pero es insuficiente. Hay que diferenciar el régimen tributario a las Mipymes porque debe haber un pago diferenciado pues nadie quiere ser perseguido por los impuestos”, considera.

Filpo es enfático en que deben crearse fondos especiales para el financiamiento de las micro, pequeñas y medianas empresas sin mucha documentación y promover un seguro con el que el Estado asegure las deudas. Ese acceso a los préstamos debe ser sin la burocracia actual y bajo la flexibilización de las normas bancarias.

Marcos Santana, representante de la ACIS en el sector Informática, expresó que la formalización tiene que ser una prioridad porque moviliza el comercio y permite el acceso de las personas a la seguridad social. Él apoya las consideraciones de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) de que la informalidad es un nuevo trabajo encubierto porque omite los servicios de salud, pensiones y riesgos laborales.

Los papeleos
Los actores de la ACIS que participaron en el encuentro con el director de este medio, Miguel Franjul, caracterizaron la descentralización como “dramática” en Santiago. El representante de la asociación en el área de Servicios, Miguel Esteban Pérez, asegura que otro gran problema de los comerciantes es el largo proceso que se debe cumplir para el registro de una marca de fábrica, que puede tomarse hasta un año, frenando así que los sectores productivos industriales de la provincia coloquen sus productos en el mercado.

Y por si fuera poco, según Pérez, a esto se suma la permisología del producto que también puede tardar hasta un año. Por eso, se está trabajando con el Consejo Nacional de Competitividad y sus programas RD+Simple y Competitividad Municipal.

Ante esto, el presidente de la ACIS reitera que este es un tema importante para los comerciantes e industriales de Santiago y lo repetirá al Gobierno en todos sus estamentos porque “producir en el Cibao cuesta el doble de tiempo y de trabajo que en Santo Domingo”.

Filpo lamenta que en Santiago tampoco haya la facilidad de realizar algunos trámites en la Ciudad Corazón sin que los comerciantes tengan que trasladarse a la capital y cita algunos ejemplos de entidades que tienen oficinas en Santiago, pero mandan a los negociantes a Santo Domingo, entre ellas, la Dirección General de Aduanas (DGA) y el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC). Además, el robo de los vehículos que se descargan en Santiago tienen que ser procesados en Santo Domingo para cerrar el caso.

Fuente: Listin Diario
Share on Google Plus
    Comentar
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario