¿Es tu entorno laboral adverso? Te puedes enfermar


Santo Domingo - Lo dice la Organización Mundial de la Salud (OMS): una interacción inadecuada entre el tipo de trabajo, el entorno organizativo y directivo; las aptitudes y competencias del personal y las facilidades que se ofrecen a este para realizar su trabajo, son factores que pueden afectar la salud mental del individuo en el entorno laboral.

“Por ejemplo –publica la OMS-, puede ocurrir que una persona tenga las aptitudes necesarias para realizar sus tareas pero no disponga de suficientes recursos o no reciba el apoyo que necesita debido a las prácticas de gestión y administración de la empresa”.

Para que los tomes en cuenta, estos son, de acuerdo a la OMS, algunos de los riesgos para la salud mental: políticas inadecuadas de seguridad y protección de la salud, prácticas ineficientes de gestión y comunicación, escaso poder de decisión del trabajador o ausencia de control de su área de trabajo, bajo nivel de apoyo a los empleados, horarios de trabajo rígidos y falta de claridad en las áreas u objetivos organizativos.

Estos riesgos, sigue el organismo internacional, también pueden guardar relación con el contenido del trabajo.

“Por ejemplo, puede que las tareas asignadas a una persona no se adecúen a sus competencias o que la carga de trabajo sea permanentemente elevada”.

Recomendaciones para jefes y empleados

Entre las intervenciones adecuadas para proteger y promover la salud mental en el lugar de trabajo, la OMS propone “aplicar y hacer cumplir las políticas y prácticas de seguridad y protección de la salud que permitan detectar el estrés patológico, las enfermedades y el consumo nocivo de sustancias psicoactivas, así como facilitar recursos para ello”.

También informar a los trabajadores de que pueden pedir ayuda, así como promover la participación del personal en las decisiones y transmitir una sensación de control.

Además, aconseja implantar prácticas en la organización que promuevan un equilibrio saludable entre la vida laboral y personal, ofrecer a los empleados programas de desarrollo profesional y reconocer y recompensar la contribución del personal.

“En un lugar de trabajo saludable, los trabajadores y los directivos contribuyen activamente a mejorar el entorno laboral promoviendo y protegiendo la salud, la seguridad y el bienestar de todos los empleados”, señala la OMS, y advierte que “los estudios demuestran que el desempleo, en particular si es de larga duración, es perjudicial para la salud mental”.

¿QUÉ HACER?

Colaborar.  “Las organizaciones tienen la obligación de prestar apoyo a las personas con trastornos mentales para realizar su trabajo o reincorporarse al mismo”, apunta el organismo de las Naciones Unidas que gestiona las políticas de salud a nivel mundial. 

Consecuencias. “Un entorno de trabajo adverso puede ocasionar problemas físicos y psíquicos, un consumo nocivo de sustancias y de alcohol, absentismo laboral y pérdidas de productividad”.


Fuente:  Listin Diario 
Share on Google Plus
    Comentar
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario