PRM se juega la faja en septiembre

Por Vinicio Castillo Semán.- Septiembre ha iniciado. Será un mes clave para el principal partido de oposición, PRM, y su virtual candidato presidencial, mi amigo Luis Abinader, quien conforme a todas las encuestas encabeza la preferencia para ganar abrumadoramente las primarias internas de ese partido dentro de 34 días.

Con este panorama nadie se explica cómo un partido con vocación de poder esté siendo tentado por el Palacio Nacional para involucrarse en un hediondo plan de reforma constitucional y hacerle un traje a la medida al presidente Danilo Medina, habilitándolo a cambio de una serie de supuestas concesiones como serían la unificación de las elecciones municipales con las congresionales y presidenciales, la exclusión del Procurador General del CNM y que la designación del Procurador General quede en manos del Senado de la República.

El rechazo a una reforma constitucional en este momento (con el país ya en una época de pre-campaña electoral) supera el 80% de la sociedad.  El PRM y mi amigo Luis se jugarán la faja en el mes de septiembre, ya que, según informaciones en mi poder, el Palacio Nacional quiere esa reforma antes de las primarias del 6 de octubre, lo que resulta en la actual coyuntura una aventura sin sentido que sólo tendría cierta lógica si en el fondo lo que el presidente Medina procura no es su simple habilitación para el futuro, sino, en realidad, revivir el expediente de la reelección para las elecciones del 20.

Tal y como apuntara la diputada Faride Raful, la propuesta del Palacio al PRM es “un regalo envenenado”, ya que una vez reunida la asamblea nacional, en el caso hipotético de que se convocara mediante ley, habría una interpretación de que es soberana para derogar el transitorio que le prohíbe al presidente Medina repostularse para el año 2020.

Un posible pacto de Luis con Danilo para habilitarlo lo hundiría irremisiblemente en un gran descrédito ante la población y supondría un “acuerdo de conchupancia”, de compromisos de borrón y cuenta nueva y de impunidad a los actos de corrupción que se han producido en el actual gobierno, en caso de que el PRM llegara al poder, frustrando así a la llamada “franja opositora” que hoy encabeza.

Aunque mi amigo Luis Abinader fijó posición correcta sobre el tema de la reforma constitucional explicando que era inoportuna, y que en la actual coyuntura no era posible, en los últimos días el gobierno ha arreciado su ofensiva sobre el PRM, ofreciendo “logística” para los candidatos de su primaria el 6 de octubre, a cambio de que le aprueben la reforma con habilitación al presidente Medina en el mes de septiembre.

Me resisto a creer que el Luis Abinader que conozco desde muchacho cambie su posición y abandone la defensa de la Constitución, que de manera ejemplar encabezó junto al Dr. Leonel Fernández y la sociedad dominicana hasta hace muy pocos días. Debe saber mi amigo Luis que se jugará la faja de su liderazgo y sus posibilidades con este tema en el mes de septiembre.

Fuente: El autor es dirigente de la Fuerza Nacional Progresista, FNP
Share on Google Plus
    Comentar
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario