Iglesia NY remueve a sacerdotes implicados en casos abuso sexual

Nueva York.- La Arquidiócesis de Nueva York removió de sus cargos a todos sus sacerdotes que tienen una acusación sustancial de abuso sexual, infomó este lunes la la exjueza Barbara Jones, tras una auditoría externa a pedido de la Iglesia Católica.

Asimismo, se detalló que hasta ahora se ha pagado 67 millones de dólares a 338 víctimas de abusos sexuales en casos en los que hubo clérigos o personal de la Iglesia implicados.

Durante una conferencia de prensa conjunta con el arzobispo de Nueva York, Timothy Dolan, Jones presentó las conclusiones de una auditoría que llevó a cabo sobre «las políticas y los procesos» de la Arquidiócesis neoyorquina respecto a las acusaciones de abusos sexuales los cuales dijo «está funcionando muy bien».

Tras un año auditando a la Iglesia Católica de Nueva York, la exjuez recomendó un mayor empleo de tecnología, de sistemas y bases de datos informatizados para mejorar el seguimiento de todos los casos, así como la creación de un puesto que se encargue única y exclusivamente del seguimiento de las quejas y denuncias.

En agosto, las autoridades de Nueva York abrieron la posibilidad legal de 12 meses, por la que las víctimas de abusos sexuales pueden demandar a sus violadores sin importar la fecha en la que se produjo el delito.

El establecimiento de este periodo de gracia, facilitado por la Ley de Víctimas Infantiles, que entró en vigor el 14 de agosto, ha forzado a la Iglesia Católica y a otras instituciones, como escuelas judías y los Boy Scouts, a prepararse para una avalancha de denuncias.

El mismo 14 de agosto, el despacho de abogados Jeff Anderson & Associates presentó 250 denuncias por abusos sexuales contra la Iglesia de Nueva York.

El arzobispo Timothy Dolan aseguró que la iglesia todavía no es «consciente» del impacto financiero que estas denuncias pueden tener.

En 2016, la Iglesia Católica de Nueva York creó el llamado Programa Independiente para la Reconciliación y la Compensación, a través del cual la ha recibido de manera interna las denuncias y ha ofrecido compensaciones a las víctimas.

Según Jones, este trámite interno «ha demostrado ser un programa altamente efectivo, que provee alivio a las víctimas-supervivientes sin la necesidad de un proceso costoso y del estrés emocional que se puede derivar de dicho proceso».

Además, subrayó que la gran mayoría de los casos de abuso sexual se registraron antes del año 2000, especialmente entre los años 60 y 80.

Fuente: Agencias
Share on Google Plus
    Comentar
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario