Estamos como Condorito

Por Marcos Santos. – El final de las famosas historietas cómicas de ese famoso personaje, terminan sea el propio Condorito u otro personaje, cayendo hacia atrás, producto de las salidas del protagonista de esta serie que tiene su origen en Chile en el año 1949.

Y lo decimos, porque aquí muchos estamos justamente como Condorito, literalmente cayéndonos hacia atrás.

Y es que, en cualquier día de nuestra existencia, nos llegan informaciones por diferentes vías, que nos llenan de indignación, rabia e impotencia.

Casos que lloran ante la presencia de Dios, y que son ejecutados sin el menor pudor, por personas de saco y corbata, que pretenden vender a la sociedad una imagen de honestidad a toda prueba.

Parece ser que la máxima atribuida a Nicolas Maquiavelo, de que “el fin justifica los medios”, le queda bien corta a ciertos personajes que pretenden abrirse paso a como de lugar en el ámbito de la política.

Es que de eso se trata, de que la sociedad que nos gastamos, nos presenta personas que hoy ocupan funciones publicas y que pretenden alcanzar una posición electiva, valiéndose de lo que sea con tal de alcanzar su objetivo.

Y así no se vale.

Eso da pique.

Para caer en el tema, a quien suscribe le llegó una información de muy entero crédito, de que un funcionario público valiéndose de su posición, gestionó el nombramiento por contrato de varias personas allegadas al director de un medio de comunicación, con el objetivo de que le coloquen publicidad, y le den cobertura de manera gratuita a sus aspiraciones de ser regidor del Ayuntamiento Municipal de San Francisco de Macorís postulado por el Partido de la Liberación Dominicana, PLD.

Eso no está bien.

Si usted es funcionario público, y aspira a un cargo de elección popular, los gastos de su campaña deben ser cubiertos con dinero de su propio peculio, no con acciones que se pueden catalogar de trafico de influencias, para favorecer a cierto servidor en la administración pública.

Ese tipo de “trueque” en beneficio de ese funcionario, es sencillamente inaceptable.

Ya lo decía al principio, estamos como Condorito, cayéndonos hacia atrás a cada momento y en cualquier lugar.

Que Dios nos agarre confesados.

Fuente: El autor es director de CALLE56.COM , MUJERESRD.COM y conductor del programa ¨Con Marcos Santos¨que se difunde de lunes a viernes de 9 a 10 de la noche por el canal 8 de Telenord

Share on Google Plus
    Comentar
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario