Juan Soto fue tan increíble como los Nacionales

Cuando empezó la postemporada del 2019, Juan José Soto ya era considerado un fenómeno por todo lo que había logrado al bate en sus primeras dos campañas en las Grandes Ligas con los Nacionales.

Apenas cumpliendo los 21 años de edad el viernes pasado en plena Serie Mundial entre Washington y los Astros de Houston, el dominicano logró este mes hacerse un nombre aun más grande como figura clave en unos Nacionales que el miércoles conquistaron el primer título en la historia de la franquicia.

“Para mí, todo lo que hemos hecho ha sido increíble”, dijo Soto después de la victoria por 6-2 de Washington sobre Houston en el decisivo Juego 7 del Clásico de Otoño el miércoles. “El equipo, todo, cómo hemos jugado. Para mí, ha sido increíble”.

Increíble fue lo que hizo Soto durante los playoffs y la Serie Mundial:

-Sus 18 hits en la postemporada lo hacen compartir el récord de todos los tiempos para un jugador de menos de 22 años con el venezolano Miguel Cabrera (2003, Marlins).

-Con seis partidos con dos hits o más, Soto empató con el curazoleño Andruw Jones por la mayor cantidad en ese sentido para un jugador de menos de 22.

-Las siete empujadas en esta Serie Mundial lo colocaron en un empate en el primer lugar de la historia con el Salón de la Fama Mickey Mantle (1953) para un jugador de 21 años o menos.

-Con un sencillo empujador en el octavo inning el miércoles, Soto se convirtió en el bateador más joven en remolcar una carrera en un Juego 7 de la Serie Mundial desde que Mantle lo hizo a los 20 en 1952.

¿Cómo puede Soto rendir en el mayor escenario del béisbol a tan joven edad?.“Nada más jugando pelota, olvidándome de todos los fanáticos, todo el mundo”, contestó el jardinero. 

Estelar. En los predios de los Nacionales, ha sido divertido ver a Soto convertirse en una superestrella desde el 2018 con el uniforme de Washington.

Un gran disfrute.
Ése es él. Le encantan esos momentos. Le encanta salir a hacer quedar bien a sus compañeros”. El dominicano lo disfruta a plenitud y espera, se convierte en un gran motivador.

Fuente: AP
Share on Google Plus
    Comentar
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario