Renuncia comisionado de Policía de NY para irse al sector privado

Nueva York.- El comisionado de policía de Nueva York, James O’Neill, dejará el departamento para irse al sector privado, y el jefe de detectives Dermot Shea lo reemplazará el próximo mes.

O’Neill, de 61 años, se convirtió en comisionado de la policía de Nueva York en septiembre de 2016, sucediendo a Bill Bratton. Él deja la Policía de Nueva York con un delito mayor que alcanza un mínimo histórico en la primera mitad de 2019.

En una conferencia de prensa desde la alcaldía, De Blasio habló calurosamente de O’Neill y dijo que extrañaría personalmente al comisionado.

El comisionado fue criticado recientemente por el presidente de la Asociación de Policía Benevolente, Pat Lynch, por despedir a Daniel Pantaleo, el oficial de policía de Nueva York acusado de usar una llave de estrangulamiento prohibida que condujo a la muerte de Eric Garner en 2014.

Lynch criticó el liderazgo de la ciudad y el departamento de policía por la decisión de agosto, y dijo que O’Neill había «perdido» el departamento de policía.

O’Neill, quien pasó toda su carrera policial en la ciudad de Nueva York, también abandona el departamento en medio de una crisis de salud mental. Unos 10 oficiales han muerto por suicidio en lo que va del año, siete de ellos desde junio.

La escalada de la crisis ha llevado a todos los niveles de liderazgo policial, incluido el propio O’Neill, a hablar sobre la necesidad de que los policías se ocupen de su salud mental y velar por el bienestar de sus colegas.

Padre de dos hijos y uno de siete hijos, O’Neill creció en el vecindario Flatbush de Brookly. Fue nombrado comisionado de policía número 43 por el alcalde de Blasio en septiembre de 2016. Antes de dirigir el departamento, se desempeñó como jefe de departamento, el rango uniformado más alto.

O’Neill comenzó su carrera policial en 1983 con la Policía de Tránsito, que en ese momento era un departamento de policía independiente, y subió al rango de teniente cuando la Policía de Tránsito se fusionó con la policía de Nueva York en 1995. Continuó subiendo rangos, eventualmente siendo promovido a campista y oficial ejecutivo en el cuartel 52 en El Bronx.

O’Neill también se desempeñó como oficial al mando del cuarte de Central Park y el cuartel 44º en el oeste de El Bronx. Fue el comandante del cuartel 25 en el este de Harlem durante los ataques del 11 de septiembre.

Posteriormente, O’Neill fue ascendido a inspector y luego a subdirector.

En marzo de 2014, fue nombrado comandante de la oficina del entonces comisionado de policía William Bratton. O’Neill jugó un papel clave en el proceso de reingeniería del departamento y las reformas operativas. Más tarde fue ascendido a jefe de departamento en diciembre de 2014.

O’Neill heredó una serie de desafíos cuando asumió el papel de comisionado: las estadísticas de delitos en la ciudad nunca habían sido mejores, pero la moral de los oficiales era un problema, al igual que el nivel de desconfianza entre los oficiales y las minorías.

O’Neill estaba al frente del departamento cuando un panel de profesionales de justicia penal recomendó a principios de este año que el Departamento de Policía de Nueva York tomara medidas para aumentar la transparencia y la responsabilidad en el proceso disciplinario de los oficiales.

O’Neill también acogió con beneplácito un fallo de la corte de apelaciones de Nueva York en febrero de que las imágenes de las cámaras corporales de la policía estaban sujetas a divulgación pública bajo la ley estatal, diciendo que la decisión era «un paso importante hacia la transparencia».

Fuente: Agencias
Share on Google Plus
    Comentar
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario