El dinero de la campaña

Por Juan TH.- El Partido de la Liberación Dominicana y el gobierno buscan afanosamente dinero para la campaña electoral de febrero y de mayo en su vano empeño por mantenerse en el poder. Lo que por ley aporta el Estado no es suficiente; requieren de mucho más, no importa que provenga del juego de azar, el narcotráfico, el bajo mundo, la extorsión y el chantaje, pues como dijera uno de sus viejos dirigentes, “la política  no tiene moral, lo que importa es el resultado”. 

Con esa visión inescrupulosa se han mantenido con el control del país por 20 años, haciéndole un daño moral al pueblo dominicano que hace tiempo hizo metástasis en su tejido social de tal magnitud, que apesta.

“No importa de donde venga el dinero, es bueno si sirve para ganar las elecciones”, dice el principio fundamental del PLD degradado.

La mayoría de los candidatos del partido de gobierno, ahora dividido, solo pueden salir airosos utilizando los recursos del presupuesto nacional en demasía, como hizo Danilo Medina en las primarias del 6 de octubre contra Leonel para impedirle que fuera candidato presidencial.

El dinero y los fraudes son las armas principales del PLD para intentar ganarle a Luis Abinader y al Partido Revolucionario Moderno (PRM) y sus aliados. Las encuestas lo colocan puntero frente a un candidato anodino como Gonzalo Castillo que a pesar de contar con el apoyo de todas las instituciones del Estado y sus ministros no concita entusiasmo en una población harta  del Danilismo borracho de poder.

Un entramado mafioso y perverso ha rodeado los últimos procesos electorales del país sin consecuencia alguna. El uso de los recursos del Estado, junto con los fraudes, han determinado el mantenimiento del PLD en el poder: 2008, 2012 y 2016. Los fraudes y el dinero sucio, han sido reconocidos por los observadores  nacionales y extranjeros. La oposición, tímida y temerosa no ha sido capaz de enfrentar esas prácticas que deslucen los procesos electorales.

El PLD cree que puede repetir sus hazañas  truculentas con dinero, el control de los medios de comunicación y la falta de carácter y determinación de la Junta Central Electoral.

Contratistas de obras del Estado, suplidores, comerciantes y empresarios están con el grito al cielo, pues constantemente son llamados para desayunos, almuerzos, cocteles y cenas, con unos costos exorbitantes. Nadie se puede negar. El que no asiste o no envía el dinero, es considerado un enemigo de la “causa”.  No son dos millones de pesos que deben “aportar”. Pueden ser cinco, diez y hasta quince millones.

Las deudas nuevas se ponen viejas, y las viejas no se pagan. El que no  cobra ahora, no podrá hacerlo después, sobre todo si Luís Abinader gana las elecciones, pues encontrará un país en ruinas. 

Muchos contratistas y suplidores están siendo extorsionados de ese modo. A muchos les están quitando hasta el 40% de lo adeudado. Al contratista o suplidor que el Estado le debe cien millones que entregue 40, al que le deben 500 millones que done 200 millones. Así están las cosas. Claro, no todo ese dinero va al candidato. (El que reparte y reparte siempre se queda con la mayor parte) 

El PLD ha envilecido el sistema electoral. Es una lástima que contratistas de obras del Estado, suplidores, comerciantes y empresarios no puedan hablar, ni puedan negarse a la extorsión.

Fuente: El autor es periodista
Share on Google Plus
    Comentar
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario